Los 110, continua el juego del despiste

La reciente modificación de los límites de velocidad de las autopistas españolas junto a la tímida rebaja (5%) de los billetes de los transportes públicos de Cercanías evidencian otra reforma mal planteada desde sus orígenes. La dependencia energética desorbitada de España, como la ultradependencia con Libia, nos acarreará en brevísimo espacio de tiempo otros mayores disgustos económicos que pagaremos, quién si no, los ciudadanos de a pie. El currito. Bueno, y el que está en el paro, doblemente pagará por la negativa de nuestros dirigentes. Éstos se ven incapaces de cambiar el modelo insostenible económico en el ladrillo: los dirigentes y mandatarios de estos grandes bancos deciden por nosotros y ya les ha ido bien desde siempre que estemos 30 y 40 años casados con ellos mediante unos vínculos más que afectivos: las hipotecas y los créditos. Ya está bien de este bipartidismo continuamente enfrentado que no resuelven el problema real del país ni de sus ciudadanos. Queremos y necesitamos el sustento de una base industrial fuerte pero flexible para adaptarse a los cambios bruscos que vivimos hoy. Este viernes hay una convocatoria ciudadana ante los ayuntamientos de toda España porque queremos cambiar el panorama presente y del futuro para nuestros hijos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s