Archivo de la categoría: SEXO

El amor latoso

En un cuaderno de La Crítica, de Benedetto Croce explica la significación para los italianos de lo latoso. Para este escritor, benefactor del liberalismo y crítico con cualquiera que crea tener o alcanzar la razón absoluta, es “lo que nos quita la soledad y no nos da la compañía“.

Leyendo sobre esas mismas líneas que José Ortega y Gasset dedica a este insigne ciudadano italiano en su primer libro “Meditaciones del Quijote“, no hay que realizar mucho esfuerzo para enlazar las ideas sobre este significado de latoso sobre el amor. Porque amor latoso lo traduciríamos, casi un siglo después que lo describiera Croce, sobre sexo sin amor, o lo vacío de las relaciones meramente superficiales.

He aquí un gran debate. Bien vale para discernirlo y a aclararlo en un ambiente filosófico-estético-sexual como en un grupo de amigos en una taberna, donde los varones siempre sacaremos el lado machista para confirmar que sexo siempre es sexo y válido en cualquier momento. Y no digamos si se va con alguna copa de más entonces la represión se esconde y para muchos esta reflexión sobre el amor decae hasta el infinito y solo vale el “prometer hasta meter”. Aunque por la mañana, o incluso después mismo del acto sexual, se instaure el más puro arrepentimiento. Para ambos.

Como bien decía Sigmund Freud igual que su contemporáneo Gustave Le Bon, las personas en colectivo desenchufamos nuestro Superyo, controlador y represor de nuestra conducta y educación, y en este tema mismo podemos banalizar un buen trecho e hiperbolizar como los cazadores o los pescadores y que cualquier relación sexual vale. Como Croce, esta clase de amor, de follamig@ que decimos hoy, parece quitar la soledad más dura pero solo por momentos, porque lo que esconde esa relación de estar con alguien por no estar sol@. Y el sexo puede camuflar por buenos instantes como impetuoso instinto animal fortísimo que es, pero indomable  si te dejas llevar por él. Viva el amor.

Y para darle el toque de humor, o no, aquí os dejo por si todavía se está en proceso de desintoxicación de este paso, a veces imprescindible, para llegar al esperado y ansiado AMOR.

follamig@

follamig@s

FORMULARIO ESTÁNDAR DE CONTRATO DE FOLLAMIG@S

 

Yo, con la presente, notifico la ausencia de sentimientos en las próximas lúdico erótico festivas horas para que luego no se pueda dar lugar a error, ni malentendidos ni derivados por parte de la parte contratada.

Se dispone entonces:

1. Que solo será un polvo. Nada más, queda relegado por lo tanto de este plano cualquier sentimiento afectivo hacia la parte contratante exceptuando los lazos de amistad que ya existieran previos a este contrato.

2. Que después de terminado el coito se queda eximido de todas las obligaciones que se entienden de un coito con su pareja, incluyendo por lo tanto conversaciones, planes para próximos dias y demás. Queda excluido de este artículo el llamado “cigarro de después” que por uso y costumbre de su forma se entenderá como dentro de la legalidad del contrato establecido.

3. Que los sentimientos no cambiarán en ningún aspecto, es decir, que al día siguiente (o la próxima vez que contratante y contratado se vean) no deberán haber cambiado los sentimientos. Se entiende por lo tanto que tanto la disminución de afectividad tanto como la aplicación desmesurada de esta serán ambos motivo de denuncia por la parte afectada.

4. Que la parte contratada está completamente de acuerdo en ser solo lo estipulado en este contrato y que pasaremos a denominar como “follamigo/a”, que no se creará ningún vinculo especial y que la ocasión sólo se repetirá si ambas partes están completamente de acuerdo.

5. Que tanto el contratante como el contratado han de ser completamente discretos de la acción ocurrida derivada de este contrato. Que sólo se podrá contar a una persona por cada punto que se le asigne al polvo en una escala del 1 al 10 siendo el 1 para lo peor y el 10 para algo divino y que dicha persona debe ser totalmente ajena a la parte contraria de este contrato.

 

Firma del contratante.                                                            Firma del contratado.

 

 

En __________________ a ____________ de ________________ de 20___

De pagafantas a follamigo (1ªparte)

Acababa de salir de una ducha hirviente, como a John le gusta, sobre todo, para excitar todo su cuerpo y, especialmente, su cabeza y su cuello, cuando una bombilla se le encendió cuando apreciaba que no dejaba de pensar en el último ligue. A John no le decía nada raro estar pensando en el último polvo, le pasaba siempre, pero esta vez, esos pensamientos automáticos de sexo desenfrenado no paraban de repetir la misma escena, a modo de déjà-vue insistente con altas dosis de fijación que rallaba la normalidad en John. Mientras localizaba su ropa, los calzoncillos encima del depósito del wáter se convertían en un cinexin con esa secuencia en color donde John disfrutaba con la visión de esa chica, que casualmente conoció en la cola de los lavabos del Ding, el local de moda del centro de Barcelona. Cuando había subido sus gallumbos de marca, a 15 euros del ala, y colocado bien su querido paquete, los calcetines finos de color negro volvían a convertirse en una sábana para ese particular cine en el que había transformado John su estrecho lavabo. Rápidamente, los cogió de un manotazo para intentar evitar ser engullido por esas imágenes ya rutinarias, a pesar de lo que le gustaba tener sexo mental, y parece que su cerebro atendió su nerviosismo y su alto grado de estrés. Casi se vuelve a duchar de la atmósfera que había creado en su cuchitril, además de la calor asfixiante de esta humedad caribeña casi tropical que rodea la capital condal.

Paseo accidental por el Borne
Tras abrocharse su camisa recién planchadita, de un color blanco radiante la cual le encantaba para lucir un moreno atractivo pero no demasiado acentuado, el pantalón ajustado le costó un pelín abrochárselo: las tapas del bar de su amigo Roy, un uruguayo fortachón y siempre hospitalario, hicieron mella en la silueta de John y solamente aguantando la respiración pudo atravesar los ojales los seis botones de acero del jean. Aún así, sonrió más contento que nunca delante de su espejo grande y antiguo del pasillo y sus pensamientos corrieron al bar de Roy donde disfruta como un cosaco bebiendo cerveza Moritz con los pedazos de pizza de tapa, sobrantes de las pizzas que prepara en su establecimiento el uruguayo. A John le gusta darse cuenta de los pensamientos automáticos y en ese momento, en lugar de martirizarse por los cuatro kilos que había echado en el buche, siguió recordando la última parada con su último ligue, rodeado de sus fieles amigos, donde las risas y el buen humor pululan por todo el ambiente del Ontario, el bar de Roy.

Sexo a los 40, a los 50,…

¿Quién dijo miedo? Cumplir los 40 años o los 50 en esta primera década del siglo XXI no son los de hace siquiera 20 años, ni quizás 10. La cada vez más afición o estilo de vida saludable practicando deporte y vida sana se instala en todas las generaciones de españoles. Incluso las famosas “Rutas del Colesterol” de todas las poblaciones indican que hasta los mayores que no tuvieron educación física en sus enseñanzas, ahora pasean a diario y se ejercitan física y psicológicamente. Pues algo parecido con los 40. La crisis económica ha coincidido con una generación, la de los nacidos en los años 70, que están batiendo récords de divorcios y separaciones. Esta vuelta al mercado de la fiesta, la noche y del sexo está realmente revolucionando a ambos sexos. Las relaciones pasadas, con años de rutina y frigidez sexual, han devuelto a la vida a miles de personas, ávidas de vivir su segunda juventud. Páginas de singles como la de http://www.singlesbarcelona.es/profile/Chema68 incitan a volver a hacer amistades, actividades lúdicas y deportivas, fiestas con cenas y bailes, que reactivan las relaciones sociales junto a un mundo reciente y apasionante como el de Internet.

+testosterona -frigidez
La revista Health Plus estudió a 2.000 mujeres de Gran Bretaña donde se vio que el 77% estaba reviviendo un fogonazo sexual a los 40. Las explicaciones de este despertar sexual son debidos a que las mujeres son más seguras con su apariencia exterior por la madurez adquirida y saben lo que quieren y lo que no quieren

Para más morbo, está comprobado científicamente que con la llegada de la menopausia bajan muchísimo los niveles de estrógeno e incluso la oxitocina, que son las hormonas de lo femenino y con la maternidad y aumentan los de la testosterona, perteneciente a los andrógenos más relacionada con los hombres pero que las mujeres producen en sus ovarios y en las suprarrenales.

Así que ánimo y animo a rehacer relaciones donde el sexo se presente siempre con respeto, donde ambos miembros, y nunca mejor dicho, expresen sin temor todas sus apetencias y temores para ir siempre más allá pero también más hacia la comprensión interior de uno mismo. El sexo disfrutado son de los mejores momentos y experiencias de la vida donde el cerebro deja de pensar y se relaja, muy parecido estas virtudes a la práctica de la meditación y el silencio. Son dos métodos muy recomendables para el cuerpo, se quitan telaarañas y se desembozan cañerías, y para la mente, herramienta antiestrés por excelencia.